IVC > Artes escénicas > Publicaciones > Colección Caleidoscopio > La casa de los obreros y el Teatre Talia

València · 2008

La casa de los obreros y el Teatre Talia

cien años de teatro valenciano

Textos: Enrique Herreras y David Rodríguez

Teatres de la Generalitat Valenciana.
Idioma: Castellano
ISBN: 978-84-482-5062-1
Tipo de edición: Libros
Precio: 22,00€
Todas las ciudades contienen espacios y edificios sígnicos que le dan cierta personalidad. También hay determinadas asociaciones que se introducen en el nervio de la urbe. A veces, las dos cosas se juntan. Es el caso de la Casa de los Obreros de San Vicente Ferrer, una asociación que este año, 2008, cumple centuria de su fundación. Una asociación bien inserta en la idiosincrasia de la ciudad que brota de unos particulares objetivos que tienen que ver con la revolución industrial acaecida a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, y, al mismo tiempo, de la posición de parte de la Iglesia ante los problemas acontecidos de la misma relacionados con el mundo obrero. En efecto, la Casa de los Obreros, como comúnmente se le conoce, tenía como finalidad, dentro del sindicalismo cristiano, la formación integral, física, moral, intelectual y religiosa, afín a la Iglesia Católica. Desde el principio, la asociación contó con la actividad teatral a modo de “un honesto e higiénico esparcimiento”, por lo que con el tiempo construyó un teatro inserto en su edificio situado en la Calle Caballeros. Para ello contó con las modestas aportaciones económicas de sus miembros, de ahí que el proyecto iniciado en 1924 tardara cuatro años en ver la luz. Hasta hoy, la divinidad griega de la comedia y de la poesía pastoril, Talia, amadrina este teatro desde que el empresario Mariano Guillot, en su estrenada condición de arrendatario, decidiera rebautizarlo con este nombre a principios de los sesenta. De todos modos, todavía en la actualidad muchos siguen reconociendo a este entrañable e histórico espacio como “La Casa de los Obreros”. Si algo ha caracterizado esta sala es el continuo acogimiento de la producción teatral autóctona, ya que su semblanza da fe de una buena parte la actividad realizada en el campo escénico por los artistas valencianos, a diferencia de otros teatros, como el Principal, cuyo escenario ha sido más cosmopolita. En concreto, el recorrido por la vida del Teatro Talia nos permite vislumbrar la realidad de quienes se quedaron en Valencia para dedicarse al arte dramático. En su historia podemos ver que fueron muchos los que adaptándose a la realidad, se quedaron en la ciudad para mantener viva la llama de una afición, pero también otros tantos que dieron el paso profesional fuera de Valencia, si bien después de iniciar sus primeras andanzas en este escenario. No debemos olvidar que en España la actividad teatral ha estado muy centralizada en la capital. Sólo en los últimos años hemos podido asistir a una explosión 9 profesional del teatro autóctono. En el trascurrir de los años, esta sala ha vivido distintas etapas, desde los primeros pasos amateurs, hasta la décadas de los sesenta y setenta, cuando, sin perder el ámbito no profesional, lo que allí acontecía en el llamado “teatro de los domingos”, en especial la larga etapa de la Compañía de Isabel Tortajada, pervivía siempre una búsqueda de hacerlo lo mejor posible. El Talia es uno de los teatros más populares y arraigados de la cultura valenciana durante los últimos tres cuartos de siglo. Una trayectoria que tiene su colofón en los últimos años, desde que es gestionado por Teatres de la Generalitat, y que ha servido de trampolín y consolidación de buena parte de las compañías que hoy viven del teatro en Valencia, y que han conformado un paisaje difícilmente imaginable cuando este teatro y la asociación que lo ha sustentado a lo largo de todo este tiempo echó a andar. Pero conocer el fenómeno Talia requiere conocer el impulso que, desde detrás, lo hizo posible. Porque, como ya se ha señalado, y comprobaremos en lo que sigue, la Casa de los Obreros de San Vicente Ferrer es mucho más que actividad teatral, y hoy mantiene una considerable actividad social: talleres de formación, programas de garantía social, comedor social, residencia de la tercera edad. Una actividad que se realiza, en parte, dentro del edificio que tiene en la superficie, a este teatro tan querido y tan lleno de recuerdos. Por ello en el presente trabajo, los autores, siendo conscientes de que tan sólo formulamos un bosquejo de lo que sería un estudio que ahondara más en muchos temas, como el de los espectadores, sólo hemos pretendido compartir, por un lado, la memoria viva, la de la última etapa, y, por otro, recuperar la memoria histórica, sabiendo lo importante que es para el teatro, y para la cultura, cumplir la necesidad de tener una memoria cabal de ese mosaico de vivencias e inquietudes que ha acompañado el curso de la historia de esta experiencia asociativa, y de ese mundo colectivo que conforma un espacio escénico.
culturarts generalitat valenciana

© Institut Valencià de Cultura

Plaça de l'Ajuntament, 17
46002 València

Artes escénicas

Teatre Principal
Barques, 15 · 46002 València

Tel. 961 832 560
escena_ivc@gva.es

Nota legal

Area personal

Contacto express





Acepto las condiciones y la
política de privacidad

Suscripción al newsletter






Acepto las condiciones y la
política de privacidad
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más info